Mundo Crítico, 9/12/16

Ir a la noticia original

El oro perdido de los Arienim, de Frei Betto

La historia de un mapa que, en teoría, conduce a un importante tesoro y que es entregado por un británico moribundo a Fulgencio Arienim en Salvador de Bahía en el siglo XVI es el hilo conductor de esta historia (“El oro perdido de los Arienim”, Hoja de Lata, 2016) que, empleando como herramienta la narración de la saga de los Arienim, cuenta mucho más que las peripecias de una familia por hacerse con el tesoro a lo largo de varias generaciones: cuenta, sobre todo, la Historia de la región minera brasileña de Minas Gerais.

Titulada en el original “Minas do ouro”, esta novela de Betto (magníficamente traducida por  Irene Aragón) nos ofrece, pues, con un lenguaje lírico, rico y sonoro una narración que es, a la vez, la de la familia Arienim y la de Brasil; la de la búsqueda del tesoro, pero también la de la crudeza de la extracción de oro. Es la narración, igualmente, de cómo la riqueza (de ayer, pero también la de hoy) se sustenta sobre el trabajo esclavo y la explotación de los pobres.

La creación de una sociedad mestiza, el trato dado a negros e indios en las ciudades y en las minas, el papel siempre equívoco de la Iglesia Católica (no hay que olvidar que Betto es dominico, y teólogo de la liberación), las luchas entre los primeros patriotas brasileños (movidos por el dinero, y no por una idea de pueblo inclusiva) contra la corona portuguesa,… todo eso y más se asoma a las páginas de una obra que con un lenguaje lírico, rico y sonoro oscila entre el realismo histórico y el mágico, con personajes que, pese a su baja extracción social (aquí habría que citar a Carpentier y sobre todo a Lezama Lima; y desde luego, a Saramago) hablan como doctos, dando pie no sólo a una narración histórica, sino a una interpretación de la Historia.

Amena, muchas veces divertida y con un final tan inesperado como bien ejecutado (donde el lenguaje se vuelve contemporáneo al tiempo que la acción, en una muestra de maestría narrativa de Betto), la obra es de esas que dejan poso y que nos explican por qué su autor es uno de los más celebrados en el Brasil actual.

Histórica, filosófica, humana y muy efectiva desde el punto de vista de la creación, “El oro perdido de los Arienim” es una de esas novelas que no cuesta recomendar, pues a cualquier lector con amor por la literatura y la cultura, le gustará. Un acierto de Hoja de Lata.

 

by HojadeLata