El Confidencial, 17/6/18
ENSAYO SOBRE MITOS, REALIDADES Y EMPODERAMIENTO

‘Esta es mi sangre': lo que siempre quisiste saber sobre la regla incluso si no la tienes

Élise Thiébaut firma un recorrido completo, histórico, personal y divertido sobre la menstruación, sus mitos, la opresión que supone para las mujeres y la importancia de hablar de ella

Foto: El ensayo es una pequeña historia de las reglas, de las que la tienen y de los que las marcan.
El ensayo es una “pequeña historia de las reglas, de las que la tienen y de los que las marcan”.
AUTOR

PAULA CANTÓ

TIEMPO DE LECTURA6 min

Si los hombres tuvieran la regla, se convertiría en un acontecimiento masculino envidiable y digno de orgullo. Presumirían de su duración y de su caudal. Los adolescentes señalarían las llegada del ansiado símbolo de virilidad con celebraciones. El Congreso crearía un Instituto Nacional de la Dismenorrea para combatir los dolores menstruales, y el gobierno proporcionaría protecciones higiénicas gratuitas”. Este texto más que conocido de Gloria Steinem bien podría resumir la esencia revolucionaria del ensayo de la periodista francesa Élise Thiébaut. Una “pequeña historia de las reglas, de las que la tienen y de los que las marcan” en la que ha condensado historia, estigma y mitos que huelen a alcanfor entre experiencias personales, enseñanza básica y golpes de realidad.

De lectura ligera y nombre bíblico, ‘Esta es mi sangre’ (Hoja de Lata), en su afán por embutir conocimiento y ganas de lucha, es entretenido como una conversación con una amiga cercana, pero con un contexto rico en referencias y citas que te llevan a caer en la cuenta de lo absurdo que ha sido el mundo -es- cuando se habla de la sangre menstrual.

Élise Thiébaut ha escrito varios ensayos centrados en la situación de la mujer actual.
Élise Thiébaut ha escrito varios ensayos centrados en la situación de la mujer actual.

Para ello comienza por el principio: ¿qué es la regla? Thiébaut aporta explicaciones biológicas y descripciones bien nutridas en las que enseña que el fluido menstrual se compone de sangre suspendida en una mezcla de moco cervical, secreciones vaginales, agua y tejidos orgánicos procedentes del endometrio. ¿Alguien no lo ha entendido? Bueno, la francesa parece ser consciente de la cantidad de datos que aporta y tras cada explicación suele relajarlo con algún dardo o experiencia personal de sonrisa afilada. Lo que ocurre dentro del útero, básicamente, es como si “decidiéramos reformar el cuarto de baño todos los meses”. Mordaz, didáctico y gráfico. Si lo empiezas a leer cuando tienes la regla no puedes evitar agarrarte el bajo vientre visualizando todo lo que está pasando ahí dentro.

Ahora bien, ¿pero qué es la regla para la sociedad? ¿Cómo nos ha afectado a las mujeres hasta llegar a la época de los tampones floreados? Ahí es donde quiere incidir Thiébaut. La regla ocupa un cuarto de vida de todas las mujeres durante una cuarentena de años, de la pubertad a la menopausia. La francesa explica que su existencia “se evoca cuchicheando y con cara de conspiración, pasándose el tampón como si se tratara de un códice destinado a revelar que Jesús era mujer”. Por suerte, no me ocurre como a la autora y nadie me mira mal cuando pregunto en voz alta si alguien tiene un tampón. Pero si la sociedad ha silenciado y estigmatizado la sangre menstrual durante años, este libro da la impresión de liberar todo lo callado o, incluso, lo que nunca nos llegaron a explicar.

Aquí me refiero en concreto al sangrado libre -que no es lo que seguramente estás pensando- o a la copa menstrual. En la escueta clase de educación sexual que tuve en el colegio no se mencionó nada de esto. Un condón en un plátano y ya. Pocos anuncios he visto en televisión o en YouTube sobre la copa, algo que, según mis pocas conocidas que se han acercado a ese mundo ignoto, no dudan en alabar. Eso sí, de mujeres bailando contentísimas porque tienen la regla vamos sobradas. ‘Esta es mi sangre’ es una ventana abierta para refrescar y denunciar un mundo que parece anclado siglos atrás.

“Olor a violetas marchitas”

“Tenemos la regla, es un tabú y sufrimos una forma de opresión que ningún hombre conocerá jamás”, sentencia la autora. Y se remonta a su propia historia, a su primera regla, a cómo no tuvo los mismos poderes que la sangre le ofreció a Carrie o cómo en Japón se celebra una gran comida para celebrar el florecimiento de la joven y cuestiona lo violento de que algo tan íntimo se convierta en un evento extraordinario. Por el camino, insiste en la desinformación sobre la regla, en el poco conocimiento de las niñas sobre su propio cuerpo, nos compara con otros mamíferos, navega entre los mitos sin base científica procedentes de la medicina o la religión, y las supersticiones del patriarcado, los bordea para ahondar en rigor científico e incide en los tabús y en las múltiples contradicciones. ¿Hablar de cagar sí pero pedir una compresa no? Un recorrido completo durante el que es difícil no soltar una carcajada y negar con la cabeza ante el descubrimiento de estas leyendas absurdas, como que la regla evacua sangre “mala” para la salud.

Tenemos la regla, es un tabú y sufrimos una forma de opresión que ningún hombre conocerá jamás

La regla ha estado estigmatizada desde que la primera mujer viera correr sangre por sus piernas. Thiébaut también comparte su desasosiego por el desprecio que la propia e imprescindible Simone de Beauvoir, las alas del feminismo, mostraba por la sangre menstrual. “Es entonces cuando nace o se exagera en la niña la repugnancia por su cuerpo demasiado carnal. Y una vez pasada la primera sorpresa, el desagrado no se mitiga: la joven experimenta cada vez el mismo asco ante este olor insípido, como de agua estancada, que emana de ellas, un olor a ciénaga, a violetas marchitas”.

Pero el estigma con la regla no es algo de supersticiones prehistóricas o equivocados diagnósticos que Hipócrates repartía como panes allá por la Grecia antigua. Thiébaut nos pega una bofetada en la cara con casos como el de Kiran Gandhi, la joven que completó el maratón de Londres con la entrepierna empapada de sangre para después recibir mensajes de “asquerosa” para arriba. En 2015.

SPM no es ‘Síndrome de Puta Mierda’

La regla es una mierda. Thiébaut lo muestra tajante, aunque señale que SPM no significa Síndrome de Puta Mierda. No solo enseña la larga ristra de ejemplos de cómo ha sido un tabú a lo largo de la historia y cómo nos sigue afectando en la actualidad. Repasa las migrañas, los dolores musculares, la retención de líquidos y los casi interminables síntomas que afectan a las mujeres durante los días que preceden a la regla, dolor del momento y la dura endometriosis, aparte.

Ùna copa menstrual puede durar hasta 10 años y su coste medio es de 25 euros. (CC)
Ùna copa menstrual puede durar hasta 10 años y su coste medio es de 25 euros. (CC)

Thiébaut también analiza las a veces desmoralizantes opciones que tenemos para contener el flujo durante la semana mensual. Es crítica con las compresas, con los tampones, con su precio y recuerda las constantes infecciones que puede causar su uso, alaba la copa menstrual y la píldora con una fuerza feroz con la que parece querer imponer su criterio, lo único criticable de su loable ensayo.

En general, ‘Esta es mi sangre’ es un viaje de autoconocimiento y de denuncia a quienes ponen las reglas por parte de quienes la tenemos con un mensaje claro: “hablar de la regla empodera a las mujeres”. Y es un viaje que también deberían realizar los hombres. “Le dije a mi novio que me iba a bajar la regla y me dijo ‘¿otra vez?’”, compartía hace poco una chica en Twitter. Necesitamos educarnos. El trabajo de Thiébaut es una buena forma de empezar.

by HojadeLata