Sálvora. Diario de un farero

18,90€

Una mañana brumosa de 1980, Julio Vilches desembarca en Sálvora, isla situada en la bocana de la ría de Arousa, dispuesto a estrenar su recién adjudicada plaza de farero. Lo reciben un destartalado faro en obras, dos kilómetros cuadrados de playas y bosques vírgenes, caballos salvajes, estruendo de gaviotas y sus nuevos «vecinos»: Andrés, un ayudante acordeonista con mucho peligro, y el Algarrobo, con su vetusta carabina. Para Julio, Sálvora será a partir de entonces un pedacito de tierra libre donde celebrar la vida junto a una variopinta comunidad rotante de animales, amigos, amantes, náufragos y trotamundos marinos.

Con inusitada frescura y no exentas de drama y humor, estas páginas recogen en primera persona los quehaceres y la evolución del oficio de farero, y el día a día en una isla prácticamente desierta, donde los trabajos y las averías del faro se alternan con sesiones de guitarra y canciones junto a la chimenea, guerras feudales con el marqués propietario de la isla, recogida de «mareas rubias» lanzadas al mar por contrabandistas en apuros, auxilio a pescadores accidentados, peligrosas travesías marítimas, animadas fiestas y también épocas intermitentes de soledades (relativas).

Edición de Gloria Vilches.

Precio sin IVA: 18,17 €


PVP: 18,90 €


240 páginas

EAN: 978-84-16537-20-4 | IBIC: BJ, BM

Código: #38. Categoría: . Etiquetas: , , , , , .

Julio Vilches

(Valencia, 1953) ha sido farero en la isla de Sálvora desde 1980 hasta el pasado agosto de 2017. Montañero y amante de la intemperie, abandonó los estudios de medicina para preparar la oposición a técnico mecánico de señales marítimas. Tras unas prácticas en el faro del cabo de la Nao (Jávea), Sálvora fue su primer destino. Lo que ignoraba entonces es que sería también el definitivo. En esa isla, que le regaló dos hijas y muchos amigos, permanecería más de 37 años de servicio. Su espíritu libre y creativo, en completa comunión con la naturaleza, le motivó este fascinante cuaderno de bitácora sobre su vida.

Situada en la ría de Arousa, Sálvora es actualmente propiedad de la Xunta de Galicia y del Ministerio de Medio Ambiente, y está integrada en el Parque Nacional de las islas Atlánticas. Invadida por los sarracenos en el año 1120, enclave de la primera fábrica de salazón gallega en 1770, dotada de faro desde 1862, posesión de los marqueses de Revilla durante los siglos XIX y XX y orgullosa de su humilde aldea habitada hasta 1972, esta pequeña isla se despidió, en agosto del 2017, de uno de sus más insignes moradores.